Las mejores ollas para tu cocina 1.- La importancia de usar ollas de calidad

Quizás las ollas o sartenes que tengas en tu cocina sean herencia de tus padres o abuelos y, aunque aún “sirvan” para cocinar, necesitan ser renovadas. Aunque no lo creas, los materiales con los que están hechas las ollas y sartenes se alteran con los años y, además de modificar el sabor de tus comidas, podrían afectar la salud de tu familia.

Existe una amplia variedad de ollas que podrás encontrar a precios bajos, pero no siempre el material con el que están hechas es el más adecuado para cocinar de manera sana. Por eso, es recomendable que cuentes con accesorios de marcas reconocidas para que tengas la garantía de que estás cocinando con materiales 100% seguros y de calidad.

2.- ¿Es momento de cambiar tus ollas?

Si tus ollas presentan alguno de estos signos, debes reemplazarlas de inmediato porque, sin quererlo, podrías estar consumiendo restos de metales que son altamente dañinos para la salud:

• Rayaduras profundas
• Manchas de óxido
• Superficie antiadherente dañada
• Presencia de olores raros al contacto con el calor

3.- Tipos de ollas según el material

Acero inoxidable
El acero inoxidable es una aleación de acero y cromo. Es muy utilizado en las cocinas ya que es un material muy fácil de limpiar y duradero. Para evitar que se raye, cocina con utensilios que no sean punzantes, deja enfriar tus ollas antes de lavarlas y sécalas con un paño suave.

Aluminio
El aluminio es un excelente conductor del calor, pero es un material que requiere de un cuidado especial. Te recomendamos lavar tu menaje de aluminio con agua tibia y un paño suave después de cada uso; además, cocina siempre con utensilios de madera para que no se dañe el esmalte.

Antiadherente
El material antiadherente puede ser de dos tipos: de teflón o de cerámica. La principal ventaja de este tipo de menaje es que la comida no se pega y permite cocinar con muy poco aceite. Para una mayor duración, te recomendamos limpiar este material con una esponja suave o papel toalla.

Acero vitrificado
El acero vitrificado está hecho de una lámina de acero de carbono con un recubrimiento de vidrio de larga duración. Este material permite que los alimentos no se peguen y es un buen conductor del calor. Para una mayor duración del material antiadherente, deberás lavar tus ollas con agua caliente y una esponja suave después de cada uso.

Nuestras marcas: